La seguridad energética en el MERCOSUR

Foto: Konrad Adenauer Stiftung http://www.kas.de/energie-klima-lateinamerika/es/publications/42046/Foto: Konrad Adenauer Stiftung http://www.kas.de/energie-klima-lateinamerika/es/publications/42046/
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Exposición presentada en el marco del Taller “La Seguridad Energética en América Latina. Aspectos Políticos, Económicos y Ambientales”, organizado por el Programa EKLA-KAS, Fundación K. Adenauer y por la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Politécnico de México D. F.


Presentación de Alberto Justo Sosa / Versión PDF

El taller se realizó en las instalaciones de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) en Ciudad de México- México, cuyo objetivo principal fue tener una visión general de la seguridad energética en América Latina desde las perspectivas de los expertos presentes en el taller e impulsar el debate de la temática energética frente a los cambios geopolíticos que suceden en la región.

El taller realizado en las instalaciones del ESIA tuvo la participación delDr. Christian Hübner, Director del Programa Regional EKLA-KAS, el Sr. Francisco Javier Escamilla López, Director de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura de México y el Dr. Miguel García, Presidente del Centro de Investigaciones Geopolíticas en Energía y Medio Ambiente de México, quienes dieron la bienvenida a los invitados y mencionaron el objetivo e importancia del Taller a realizarse.

El panel de expertos estuvo conformado por: Dr. Alberto Justo Sosa, Fundador de la Asociación AMESUR de Argentina; Dra. María del Pilar Ostos, Miembro del Sistema Nacional e investigadores de México; Dra. Martha Márquez Restrepo, Directora de Maestría de Relaciones Internacionales de la Universidad de Pontificia Universidad Javariana, Colombia; Mg. Rafael da Costa Nogueira, Investigador de Centro de Estudios de Energía (FGV Energía) de Brasil; Dr. Daniel Romo, Jefe de investigación de postgrado de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) de México; El taller estuvo moderado por Karina Marzano, Coordinadora de Proyectos del Programa EKLA-KAS.

De las presentaciones y el debate se concluyó que: La Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) surge bajo la idea de pensar en América Latina como área de integración regional a fin de aprovechar la posición geoestratégica , las reservas de carbono y los recursos hídricos, a fin de sumarse como actor de importancia en la geopolítica mundial de la energía, conformada por E.E.U.U, la OTAN, Rusia, China, los “new petro states” (Medio Oriente) y la Unión Europea. El MERCOSUR( Mercado Común del Sur ), a pesar de contar con marcos legales e institucionales de integración en temas de energía hay un predominio de iniciativas nacionales, sin embargo, Brasil y Argentina destacan como los actores claves que han impulsado el desarrollo de la integración energética desde el Acuerdo Tripartito de 1979, teniendo un giro a partir de los años 90 cuando el protagonismo en energía es asumido por las empresas y ya no los Estados, destacándose las redes de gasoductos entre Argentina con Chile, Brasil y Bolivia; y Brasil con Bolivia. Cabe destacar que existe el Acuerdo Marco de Complementación Energética Mercosur (2005), firmado por los países asociados excepto Perú y Bolivia, que incluye energías renovables y alternativas. El ALBA (Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe) surge teniendo como objetivo principal el desarrollo económico, social y productivo de la región con una mirada permanente a los países del Caribe y un eje Sudamericano formado por Venezuela, Ecuador y Bolivia. El ALBA financia proyectos multinacionales de diversa índole entre sus países miembros a través del Banco del ALBA y por el lado de la integración energética la principal medida la define la venta a precios y pagos preferenciales del Petróleo que controla La empresa estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.) en el denominado “Petrocaribe”. Sin embargo, la sustentabilidad de esa forma de cooperación elaborada por Venezuela es muy dependiente de la política del gobierno, y de la situación económica del país, que actualmente enfrenta alta inflación y grave crisis fiscal desde la queda del precio del petróleo el 2014. Estas crisis amenazan los avances de la economía caribeña, especialmente de Cuba. En el caso de Brasil, se espera un incremento en la demanda de combustibles por el transporte vehicular, el cual puede verse insatisfecha dado que el sector de gas tiene un desarrollo insuficiente y el de petróleo posee problemas nacionales (pocas empresas dedicadas al rubro y reducción de inversiones) e internacionales (Importaciones a bajo precio y emisiones de Gases de efecto invernadero). Por el lado de la producción de energía eléctrica existen recientes restricciones a la construcción de los embalses hidroeléctricos, además de sequías que perjudican la producción, por lo que es necesario aprovechar las complementariedades hidrológicas en los países de Sudamérica como beneficios de la integración. También se han anunciado acuerdos ambientales entre los Presidentes Barack Obama (E.E.U.U.) y Dilma Rousseff lo que significa desafíos para la política brasileña, que debe gestionar cambios en el consumo, con énfasis en eficiencia energética y producción descentralizada. En México, el consumo nacional de energía está creciendo más que el PIB. El mix energético sigue concentrado en petróleo y gas, teniendo el primero una crisis de baja producción (bajos precios, principalmente) por lo que la reciente reforma energética de México es una de las más importantes tentativas actuales de abrir la economía mexicana y traer inversiones extranjeras. En paralelo, se está impulsando la energía eólica, geotérmica (aun con escaso desarrollo) e hidroeléctrica, siendo la apuesta el traer esas nuevas tecnologías al país.

    Integración regional